La Nueva España

Mon 7 Mar 2005

El pianista ofreció el «Concierto para piano en Sol mayor» de Ravel en una versión de una musicalidad desbordante

un hermoso sonido carente de estridencias, en el que la dimensión horizontal de la interpretación, la curva de la línea melódica, todo el fraseo en suma, fueron expresados con exquisito equilibrio